Noticias Generales

El aceite de palma es el ‘último demonio’, pero no es el único

GRÁFICO: ¿Qué productos de supermercado contienen aceite de palma?

El uso del aceite de palma en la alimentación cada vez es más discutido por sus efectos sobre la salud.

El ácido palmítico, uno de los componentes de esta grasa, eleva los niveles de colesterol malo y puede favorecer el desarrollo de enfermedades cardiovasculares , según advierte la OMS (Organización Mundial de la Salud).

ero demonizar un solo ingrediente no es la solución al problema de la alimentación, dicen los expertos «Si te preocupa la salud, debes dejar de comer comida ultraprocesada»

Si mira en su despensa, no lo verá a primera vista, pero es muy probable que el aceite de palma esté ahí, en gran parte de los alimentos que almacena. Haga la prueba y revise la etiqueta de sus galletas, aperitivos, untables, chocolates, bollería, sopas instantáneas, pizzas o helados. El ingrediente, que a veces aparece camuflado bajo otras denominaciones, como aceite de palmiste, estearina de palma o incluso el nombre de la especie de la que procede, Elaeis guineensis, es el rey de los productos ultraprocesados, la grasa estrella para la industria alimentaria.

En las últimas semanas, está en boca de todos. La polémica sobre su uso ha alcanzado tales dimensiones que varias cadenas de supermercados han anunciado su intención de prescindir del aceite de palma en sus productos de marca blanca e incluso el Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley que, entre otras disposiciones, insta al Gobierno a restringir el acceso a los productos con aceite de palma por parte de la población infantil. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) también ha recordado en un comunicado que «se está trabajando con la industria alimentaria y otros agentes implicados en la reformulación o mejora de la composición de los alimentos», lo que incluye la sustitución de las grasas empleadas «por otras vegetales más saludables».

 

Enlace de la noticia : http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2017/05/02/5907764046163fc6018b467b.html

 

Previous post

VIª Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo

Next post

Programa de Activación para el Empleo